¿Cómo afecta la lluvia al viñedo?

La meteorología influye enormemente en el viñedo y el desarrollo de la planta y de los frutos que nacen en ella puede verse afectado. Nos encontramos en época de vendimia en muchas zonas, recordemos que esta no es al mismo tiempo en todas las Denominaciones de Origen ya que vendrá determinada por la climatología, la variedad de uva, etc. También estamos haciendo frente a unos días de lluvia, aquí os explicamos si es bueno o malo para esos vinos que todos disfrutaremos en el futuro.

Dependiendo de la fase del ciclo vegetativo en la que se encuentre la vid, la lluvia será más o menos beneficiosa. Por ejemplo, si se trata de los meses de febrero a septiembre que es cuando la planta despierta de su letargo después de la poda en seco, puede ser beneficioso que llueva porque ayuda a madurar la uva.

También, si llueve durante los meses de invierno el terreno podrá acumular reservas hídricas y retener así el agua que la planta va a necesitar durante el ciclo vegetativo.

En cambio, en la última fase de maduración de las uvas, que ocurre a finales de septiembre y principios de octubre, no es conveniente que llueva ya que las uvas ganarán peso pero diluirán sus propiedades como grado alcohólico, antocianos (compuestos responsables del color). Durante el mes de octubre la lluvia produce retrasos en las labores de vendimia y, además, las plantas pueden tener más riesgo de enfermedades criptogámicas, es decir, causadas por algún hongo derivado del exceso de humedad como la botritis o pobredumbre de racimo.

Como veis, el cuidado del viñedo es una ardua tarea que no solo depende de la mano del hombre, los viticultores miran cada día el cielo para actuar en función de lo que este pueda traer. Aquel viticultor que haya cuidado bien durante todo el año el viñedo, manteniéndolo limpio, aireado, deshojado, etc. correrá menos riesgo de tener cualquier problema en la fase final de la maduración y recolección de uvas. Por supuesto, el trabajo de los enólogos y bodegueros también marcará la diferencia entre un vino y otro que, procediendo sus uvas de la misma zona geográfica, han corrido la misma suerte climática.