Vino Sin Alcohol, algo más que mosto

Poco a poco los vinos sin alcohol se están abriendo paso en el mercado español. Cada vez es más frecuente encontrar a personas que han oído hablar del vino sin alcohol e incluso que lo han probado en algún momento, pero aún son muchos los que lo confunden con otros productos, como el mosto. ¡Y nada más lejos de la realidad! Un vino sin alcohol no tiene nada que ver con un mosto o zumo aromatizado. En este post te explicamos las diferencias.

Para empezar, la gran diferencia entre un mosto y un vino desalcoholizado es que este último en algún momento durante su elaboración ha sido vino, mientras que el mosto no.

Los mostos o zumos aromatizados se obtienen de las uvas prensadas antes de su fermentación, al extraer su jugo. Sin embargo, el proceso de obtención de un vino sin alcohol es muchísimo más complejo e innovador. Primero, se debe partir de un vino completo de buena calidad, y es que, como en todo, cuanto mejor sea la materia prima de origen, mejor será el producto terminado.

El siguiente paso sería la “deconstrucción molecular organoléptica” y consiste en separar los componentes del vino: aromas y sustancias volátiles (que se evaporan con facilidad), alcohol y resto de componentes. Se separa el alcohol y el resto de partes se vuelven a juntar, de tal manera que el alcohol queda fuera.

Al perder el alcohol, el vino también pierde algunos matices que le aporta, como la acidez final típica de los vinos, pero mantiene sus tonalidades y gran parte de los aromas.

Al comparar el mosto con el vino sin alcohol, no sólo se diferencia el proceso de obtención, el color y el sabor, sino que las propiedades nutricionales también son muy distintas. Aunque los dos son ricos en antioxidantes, el mosto contiene una cantidad de azúcar mayor que el vino sin alcohol y por tanto, más calorías. Esto se debe a que en el vino, parte del azúcar se transforma en alcohol durante la fermentación.

El vino desalcoholizado es un refresco de vino, sin alcohol, completamente sano y distinto. Puede ser blanco, rosado, tinto joven, tinto con crianza o incluso espumoso, como es el caso de los WIN 0 ¿Aún no lo has probado? ¡Prueba y opina!

 

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Noemi Albarrán dice:

    Muy buena opción para los que no nos gusta el alcohol

    1. wanawineblog dice:

      Claro! Para brindar todos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *