¿Cuál es la mejor copa para vino?

A todos nos ha pasado alguna vez que al ir a comprar copas vino no hemos sabido cuál elegir. Nos detenemos frente a multitud de copas distintas, unas más anchas, otras más estrechas, unas más altas, otras más bajas, unas más gruesas, otras más finas… ¿cuál es la mejor, la que debemos tener siempre “a mano”?

Escoger un tipo de copa de vino es muy subjetivo, y no hay una norma escrita pero lo que sí que es cierto que si nos apetece disfrutar del color del vino deberá ser de un cristal fino y transparente además de estar perfectamente limpia y si queremos deleitarnos con los aromas lo mejor sería una copa lo suficientemente ancha como para que el vino se pueda mover, airear y también para poder meter bien la nariz. En este punto, también es importante que sea la boca de la copa más estrecha que el cuerpo, de esta forma concentrará los aromas en su interior.

Como os hemos comentado en anteriores posts, debemos coger la copa por el tallo para no calentar el vino con la mano, por lo tanto lo ideal sería una copa con el tallo largo para que nuestros movimientos no sean muy incómodos y sea incluso bonito y elegante el simple acto de coger una copa de vino.

Como debemos llenar la copa hasta, como máximo, la parte más ancha de la copa ésta no deberá estar ni muy cerca del principio ni muy cerca del final de la misma, también por equilibrio lo ideal sería que estuviera a mitad de la copa, así quedará bonita tanto la copa vacía como la copa llena. De esta forma, no llenaremos en exceso la copa ni quedará ridícula con el escaso vino.

No pretendemos con este post ofrecer una lección magistral de los tipos de copas de vino que hay con sus nombres rocambolescos, solamente los razonamientos de por qué elegiríamos un tipo de copa en vez de otro, al final la copa es el medio para disfrutar del vino y en nuestra mano está el hacerlo en las mejores condiciones. Por ello deberemos huir de copas con bordes redondeados o que no sean rectos, o los tallos que no sean fáciles de coger, etc. Muchas veces la belleza y la elegancia se encuentran en la sencillez y también en el equilibrio. Por eso es importante que la base o pie de la copa sea estable y consistente y guarde relación con el diseño de la misma, también que sea práctico, es decir, ni muy grande para que no ocupe mucho espacio, ni muy pequeña para que no se caiga con facilidad…así evitaremos algún que otro susto o disgusto.

Esperamos haber resuelto vuestra duda, y a la pregunta de ¿cuál es la mejor copa? Recordar contestar “la que siempre está llena” y, para eso, wanawine.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *