Las Principales Variedades de Uva en los Vinos Españoles

Hay tres tipos de uvas diferentes, las que se utilizan para elaborar vino, que es de las que hablamos a hablar en este post, las uvas de mesa, que son las que comemos de postre y en Nochevieja y las mixtas que se pueden utilizar para ambas cosas (como es el caso de la variedad Albillo o Moscatel). Las primeras, de vinificación, se diferencian de las de mesa porque tienen la pulpa más jugosa y se obtiene más líquido de su interior y las segundas, en cambio, tienen una pulpa más carnosa y se extrae menos líquido.

Para elaborar vino hay uvas blancas y tintas, entre las blancas destacan las variedades Verdejo, Viura, Sauvignon Blanc, Gewürztraminer… y algunas de las uvas tintas más usadas son Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Merlot…

La variedad Tempranillo es la más extendida en nuestro país y se llama así porque se vendimia antes que otras. Es una variedad muy frutal y aromática que posee diferentes nombres según el lugar y se suele utilizar mucho en vinos de crianza en barrica ya que envejece muy bien.

Pero cada variedad se adapta mejor o peor a las condiciones edafoclimáticas de cada lugar y cada Denominación de Origen acepta determinadas variedades para la elaboración de los vinos que tendrán esa etiqueta e incluso pueden fijar el tanto por ciento de uva de una variedad que deben tener esos vinos.

En Ribera del Duero la variedad de uva por excelencia es la Tempranillo, también conocida como Tinta del País o Tinto Fino, de la cual se obtienen vinos con mucho color y taninos. Todos los vinos de esta DO tienen que tener un mínimo de un 75% de este tipo de uva. Otras variedades que pueden ser utilizadas, en menor medida, son la Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec y Garnacha, esta no más de un 5%, al igual que la variedad de uva blanca Albillo. Si se elabora un vino con otro tipo de uvas no podrá llevar la etiqueta del Consejo Regulador y tendría que ser por ejemplo, en este caso, Vino de la Tierra de Castilla y León. En la D.O. Rueda se aceptan las variedades Verdejo, que es muy aromática y es la más utilizada, Sauvignon Blanc, Viura y Palomino Fino. Pero también las tintas Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Garnacha y Merlot.  En el caso de esta Denominación de Origen el porcentaje obligatorio de la variedad dependerá del tipo de vino, por ejemplo, el Rueda Sauvignon tendrá que tener como mínimo un 85% de la variedad Sauvignon Blanc, el Rueda Verdejo un mínimo de un 85% de la variedad Verdejo, el Rueda mínimo un 50% de la variedad Verdejo, etc.

e8946-vendimiaEn la DO Toro, la variedad autóctona por excelencia es Tinta de Toro. Todos los vinos tintos de esta Denominación deben tener 100% Tinta de Toro menos el roble que puede tener un 10% de Garnacha, que es la otra variedad de uva tinta permitida. Verdejo y Malvasía son las variedades de uva blanca que se pueden utilizar para blancos de esta DO.

Las variedades de uva tinta principales en la DO Cigales son Tempranillo (también llamada Tinta del País), Garnacha Tinta y Garnacha Gris. Los vinos tintos de esta Denominación tienen que tener un mínimo de un 50% de algunas de esas variedades. El resto de las tintas permitidas son Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. En cuanto a variedades de uva blanca estarían la principal, que sería la Verdejo (los vinos blancos de esta DO tienen que tener un mínimo de un 50% de esta variedad), Albillo, Viura y Sauvignon Blanc.

En la Denominación de Origen Calificada Rioja (en próximos post contaremos las diferencias entre las distintas clasificaciones o marcas de calidad) las variedades de uvas tintas permitidas son la Tempranillo, que es la autóctona y más característica de esta Denominación, Maturana, Garnacha Tinta, Mazuelo y Graciano y de uvas blancas la Viura, que es la principal variedad blanca, Albillo, Verdejo, Sauvignon Blanc, Garnacha Blanca, Tempranillo Blanco…

Cada variedad de uva tiene unas características diferentes en cuanto a tamaño y forma de hoja de la vid, capacidad y forma del racimo, piel de la uva, etc. y ofrecen diferentes cualidades en los vinos en cuanto al color, taninos, acidez, aromas, etc. Por eso es tan importante la variedad que contenga un vino porque, en parte, junto con la añada, la elaboración y el terreno, determinará cómo sea ese vino en color, en nariz y en boca.

Hay bodegas como Emina Ribera que tienen un Jardín de diferentes Variedades de Uva, nacionales e internacionales, al lado de la bodega y en donde se pueden catar en los meses de agosto-septiembre, las distintas Variedades para poder observar las diferencias. Suelen incluirlo en las visitas y cursos de cata que organizan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *