¿Cómo se elabora el vino tinto?

El viñedo es un trabajo de todo el año  pero la vendimia de las uvas vendrá determinada fundamentalmente por el clima, por ejemplo en la Ribera del Duero suele ser a principios de octubre y se suele realizar a mano y en cajas de máximo 15 kilos para que las uvas lleguen en condiciones óptimas a la bodega. En este vídeo de Bodega Matarromera aparece el proceso.
 
Cuando la uva llega a la bodega es pesada y controlada por un veedor del Consejo Regulador. En algunas bodegas muy exclusivas, como es el caso de Matarromera, pasan por dos mesas de selección, una de racimos, y otra grano a grano para que entren en la bodega solamente lo que sea de una calidad máxima para esos vinos top. En ese caso, el despalillado (separar el raspón del grano de uva) se realiza entre ambas cintas, sino sería una vez que la uva entre en la bodega, en ambos casos con una máquina (despalilladora).
Esas uvas pasarán a través de unas bombas a los depósitos donde se realizará la fermentación alcohólica, en la que el azúcar se transforma en alcohol, que durará unos 15 días y donde se realizarán los remontados que consiste en extraer el mosto por la parte de abajo del depósito a un carrito y volver a introducirlo por la parte de arriba para que rompa el sombrero, que es la capa que se queda con las partes sólidas de las uvas y el mosto adquiera el color con el contacto con los hollejos. Tras otros 15 días en post fermentación, se extrae la parte líquida del depósito y se llevaría a un segundo depósito donde se lleva a cabo la fermentación maloláctica donde el ácido málico se transforma en ácido láctico, esta fase suele durar tres semanas.
Ya tendríamos el vino para ser embotellado, en el caso de los vinos jóvenes, o para que descanse en barricas de roble, en el caso de los vinos robles, crianzas, reservas y grandes reservas. ¿Cuándo un vino es joven, crianza, reserva o gran reserva? 
Posteriormente, el vino pasaría de nuevo a los depósitos para ser debidamente filtrado y realizar el coupage, en su caso, del vino que ha estado en un tipo de barricas y  en otro (roble francés con roble americano por ejemplo). Y ya tendríamos el vino listo para ser embotellado, pasando la crianza oportuna en botella el tiempo que hiciera falta y para, una vez listo para ser consumido, que sea etiquetado, encapsulado y encajado.
Una vez que el vino sale de la bodega está listo para beber, no hace falta tenerlo en casa un tiempo determinado y si se hace tiene que ser en unas condiciones óptimas de conservación. Si quieres aprender a cómo conservar bien tus vinos, lee este post.
De todas formas, no hay mejor manera de conocer bien y en detalle el proceso de elaboración del vino que visitar una bodega:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *