¿Qué pasa en el viñedo hasta la próxima vendimia?


El vino es el resultado de la conjunción de muchísimos factores como procesos fermentativos, labores en bodega, el
terroir (que abarca el tipo de uva, el suelo y el clima) y, por supuesto, el cuidado del viñedo. No solo en época de vendimia se trabaja en el campo sino que es una tarea de todo el año que determinará, en gran medida, la calidad de la cosecha y, por ende, del vino resultante.

Una vez que se ha vendimiado en la estación de otoño, que suele ser entre septiembre y octubre dependiendo de las condiciones climáticas, viene el duro invierno y hay que preparar al viñedo para la próxima vendimia.  Primero se realiza la pre poda en aquellos viñedos que están en espaldera, siendo generalmente una labor m
ecanizada que sirve para facilitar la posterior labor de poda en seco.

La poda en seco o poda invernal se lleva a cabo generalmente desde finales de noviembre hasta mediados de marzo. La poda en seco es una labor manual que consiste en recortar los sarmientos y la madera vieja de la cepa dejando yemas fértiles que den fruto en la siguiente vendimia;  se seleccionan que los brotes/yemas estén repartidos de forma homogénea a lo largo de los brazos de la cepa dejando el número adecuado en función de la variedad y del vigor de la planta en cuestión.

En primavera se realizan labores de cultivo de mantenimiento para mantener en un adecuado estado el medio edáfico del viñedo; un ejemplo es la eliminación de malas hierbas y mejora de la estructura superficial mediante labores mecanizadas como pases de cultivador. Posteriormente, veremos cómo empieza a brotar la vid y, una vez que los brotes alcanzan un tamaño de unos 30 centímetros, se realiza la poda en verde que aproximadamente suele ser en mayo-junio, antes de comenzar el verano. La poda en verde consiste en seleccionar la cantidad y calidad de aquellos brotes que más interesan, y siempre se realiza de forma manual y por personal cualificado.
 
En verano se forma el fruto y hay que estar atentos cuidando las vides con tratamientos preventivos fitosanitarios para evitar la incidencia negativa de plagas y enfermedades.

Aproximadamente a finales de agosto se produce el envero, que es el cambio de color de las uvas, de color verde a rojas en uvas tintas y de verde a translúcido en uvas blancas. En esta época se realiza el aclareo de racimos que consiste en eliminar aquellos que no hayan madurado lo suficiente, es decir, que continúan verdes y no aportarán las propiedades buscadas.
 
Y, por último, llega el momento tan esperado del año que es la vendimia; se suele realizar de forma manual en viñedos de uva tinta y mecanizada en viñedos de uva blanca. En la vendimia se recogerán los racimos de uvas que pasarán a la bodega para comenzar el proceso de elaboración del vino.
 
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *