Diario Fenológico 7. El envero nos vuelve a sorprender

en
Un año más, el envero vuelve a despertar en los viñedos de Castilla provocando la sorpresa de los turistas, la impresión de los niños y la alegría de todos. Las uvas de algunos viñedos de la Ribera del Duero, más concretamente en Valbuena de Duero, ya están empezando a tornar su coloración, dejando atrás el verde guisante que las vió nacer y tomando un tono más propio de las uvas tintas que darán lugar a grandes caldos 100% Tempranillo como el Matarromera Crianza. 

Las uvas blancas también cambiarán de color, y lo harán hacia los tonos amarillos, se volverán rubias. Todas las uvas, debido a la clorofila, nacen puramente verdes pero con la llegada de las temperaturas propias del final del verano la transformación comienza a hacerse palpable. 

Parece que el envero se está adelantando, puede que por las temperaturas bajas de las semanas pasadas, pero realmente todo el proceso de maduración de la uva está sufriendo un retraso de aproximadamente una semana con respecto al año pasado. De todas formas, las previsiones de cosecha son muy similares a las del año pasado, por lo que los Consejos Reguladores deben estár contentos, se avecinan grandes vinos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *