Domingos de cata. Fase VISUAL

La cata consta de varias fases. La primera de ellas es la fase visual. Esta es la primera toma de contacto con el vino. El examen visual de un vino informa sobre su aspecto externo. En esta fase podemos estudiar aspectos tales como su limpieza, brillo, color o intensidad. El vino debe contemplarse en la copa inicialmente en reposo inclinando la copa 45º sobre un fondo blanco.

Las principales diferencias en el aspecto visual del vino vienen dadas por su tipología. Diferenciamos principalmente si los vinos son blancos, rosados o tintos. El color de un vino viene dado por el color de la piel de la uva con la que este ha sido elaborado. Un vino blanco proviene de uvas blancas. Un vino rosado se obtiene cuando se deja macerar brevemente el mosto con la piel de la uva tinta. El vino tinto, en cambio, se obtiene cuando el mosto macera con la piel de la uva (también tinta) hasta que este alcanza las características deseadas por el enólogo.

        VINOS BLANCOS – puede variar desde una tonalidad casi traslúcida, a veces con algún matiz verdoso, hasta un amarillo intenso, incluso con coloraciones doradas. Por lo general no es positivo que los tonos sean oxidados. Con el paso del tiempo se oscurecen y si envejecen en barrica, el color gana intensidad y en matices dorados.

        VINOS ROSADOS – su color puede pasar de un color rojo claro, a un carmín, tonos rosáceos o salmón. El color de un rosado puede variar mucho en función del origen y la variedad de uva, así como los métodos de vinificación. Un rosado es joven y frutal cuando su color es rosa frambuesa. Un rosado que ya ha pasado su momento óptimo de consumo dará reflejos de albaricoque, con menor brillo, más tenue y apagado.


        VINOS TINTOS – su color aporta mucha información. Puede variar desde un rojo intenso hasta un color rubí, pasando por tonos teja, marrones… Los vinos tintos, al contrario que los blancos pierden color con el tiempo. Un vino violáceo, por lo general, es un vino joven. Si éste posee tonos teja o incluso pardos indica que el vino tiene crianza en barrica.

Una vez estudiado el color del vino, si lo hacemos girar, podemos estudiar la densidad y fluidez del vino. Tras agitarlo, se aprecia la formación de las lágrimas que se deslizan por las paredes de la copa; esto nos indica un mayor o menor grado alcohólico y de glicerina. Cuanto más elevado es el grado alcohólico, más densas son las lágrimas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *